El saludo de la Superiora General

30 días: de expectativas, esperanzas, proyectos, sueños y coparticipación. 30 días que nos han llevado al corazón de nuestra Congregación y de cada comunidad. 30 días para escuchar a Dios, descubrir sus caminos y decidir recorrerlos con audacia.

Esta ha sido la experiencia que el Capítulo general nos ha permitido vivir.

Hoy, este último post deja espacio a los saludos y a los agradecimientos.  En el saludo conclusivo, Sor Anna Maria Parenzan, Superiora general, nos ha dicho: «El Capítulo que estamos por concluir ha sido una experiencia bella, vivida en clima de comunión y de esperanza. El Capítulo concluye en Ariccia, pero se abre en cada una de nuestras comunidades. Juntas deseamos llegar a ser mujeres de fe para comunicar a todos la alegría de un encuentro que ha transformado y trasforma continuamente nuestra vida».

Mujeres y hombres de fe, conscientes del encuentro con Jesucristo, solícitos en la respuesta, valientes en el don: esto auguramos a todas y a todos ustedes. Gracias a cada hermana y hermano, a los amigos y colaboradores, y a todos ustedes, que con un simple click, nos han seguido y acompañado con la oración. Gracias a las hermanas traductoras, a quien ha trabajado en el silencio para la Secretaría técnica y para la web. Gracias a todos aquellos que, dejándose guiar por la fantasía del amor, se han hecho presentes de muchas maneras. ¡Para todas nuestras gracias y nuestra oración!

Ariccia, 14 de septiembre de 2013